Inicia Sesión

Donde no hay visión, el pueblo perece

Publicado en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Imprimir

      Estimados lectores, ¿cuántos años han pasado desde que el mundo inicio su esfuerzo en contra de los activos generados por las delincuentes? Hemos observado como los países se han organizado para prevenir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo a través de tratados, memoranda de entendimiento, congresos internacionales, investigaciones transfronterizas, entre otros esfuerzos. A pesar de todo este esfuerzo, cada año se descubren casos sorprendentes con cifras impresionantes. Esta situación me llevó a preguntarme ¿qué estamos haciendo mal?

Durante este análisis me encontré con una realidad poco agradable. Los esfuerzos no han rendido los frutos esperados debido a la falta de visión del pueblo, la ignorancia de los ciudadanos del mundo. No tener una visión de lo que cada uno de nosotros debe hacer nos lleva por un camino más largo y nos lleva a pagar un precio más alto.

Para ilustrar a ustedes este enfoque hablaré sobre mi país, sobre México. México ha desarrollado esfuerzos impresionantes para prevenir el lavado de dinero. Lidera organismos internacionales especializados en la materia; tiene una ley contra el lavado de dinero que entra en vigor este próximo mes; ha regulado a todo el sector financiero; está por incorporar a múltiples sectores de la economía en el esfuerzo de prevención; este blog es demasiado corto para mencionar todo lo que México hace.

¿Entonces qué está mal?  ¿Por qué tenemos problemas? Somos 112.000.000 de mexicanos y en las estadísticas se menciona que 450.000 personas participan de una u otra manera en el narcotráfico, más o menos el 00.40%. La cifra de 450.000 es enorme. Fue en esta cifra, preocupante, que me di cuenta de algo más grave.  ¿Qué estamos haciendo los otros 111.550.000 mexicanos que no nos dedicamos a ese ilícito? ¿Qué está haciendo el 99.59% de la población, que la situación no cambia más rápido? 

No dudo que este escenario se refleje en un porcentaje parecido en otros países y en el mundo en general.  Somos muchos más los que dedicamos a cosas buenas día a día. Lo que nos hace falta como ciudadanos de nuestros países y del mundo es tener una visión clara de lo que queremos, comprometernos y actuar sobre ello. Los gobiernos tienen que fomentar la participación de la población en este esfuerzo de prevención, pero son los ciudadanos los que en el día a día tienen que hacer algo con su gobierno, con los integrantes de su política, con su sociedad y con su familia. Cuando esta visión este clara, el proceso será más rápido, pero el precio los tenemos que seguir pagando. Nos corresponde actuar ya… y esto lo propongo porque creo que siempre existe una mejor manera para hacer las cosas. Hasta la próxima.

Etiquetado en: Blog de Alberto Ávila