Inicia Sesión

Tendencia: más controles asociado a transacciones de “fondos soberanos”

Publicado en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Imprimir

Por el Departamento Editorial.

Procesos de debida diligencia ampliada y más controles sobre las transacciones asociadas a los fondos de inversión de capital público -conocidos como fondos de riqueza soberana o fondos soberanos- son algunas de las medidas adoptadas por los profesionales de cumplimiento de muchos bancos, a raíz de los millonarios escándalos de corrupción que han sido descubiertos durante los últimos años.

Diversas instituciones financieras de Estados Unidos, Europa y Latinoamérica están aplicando medidas de control adicionales sobre este tipo de fondos, debido a que frecuentemente están relacionados a personas expuestas políticamente (PEPs).Fondos Soberanos

En algunos bancos, el departamento de cumplimiento está clasificando como PEPs a los altos ejecutivos y directores de estas entidades, aplicándoles medidas de debida diligencia ampliadas. 

Muchos gobiernos -especialmente los del Medio Oriente- manejan este tipo de figuras para manejar inversiones en otras jurisdicciones, algunos ejemplos son el Abu Dhabi’s International Petroleum Investment Co. (Abu Dhabi), Libyan Investment Authority (Libia), Qatar Investment Authority (Qatar) y el Saudi Arabia’s SAMA Foreign Holdings (Arabia Saudita). Aunque sus funciones varían, estas entidades suelen obtener ganancias de múltiples inversiones, entre ellas los bienes raíces, 

Las instituciones financieras suelen cobrar elevadas comisiones para manipular el dinero asociado a estos fondos o entidades, las cuales movilizan el dinero a través de complejas estructuras jurídicas que funcionan como intermediarias, para intentar ocultar los hechos de malversación y robo de fondos públicos.

El detonante

Estas medidas vienen aplicándose desde 2016, como resultado de la malversación de más de US$ 3.000 millones efectuada a través del fondo 1Malaysia Development Bhd (1MDB), una empresa para el desarrollo estratégico del país perteneciente al gobierno de Malasia.

En julio de 2016, fiscales federales estadounidenses iniciaron acciones civiles para decomisar propiedades valorados en más de US$ 1.000 millones, que fueron adquiridas en diversas ciudades con dinero malversado del fondo. Los bienes fueron adquiridos por empresas pantalla (shell companies) que realizaron transferencias cablegráficas desde sus cuentas en 12 bancos, entre esos Bank of America, Citibank y JP Morgan Chase, entre otros. 

Entre las irregularidades detectadas, las autoridades indicaron que algunas empresas financieras no aplicaron los procesos adecuados de cumplimiento antilavado cuando manipularon bonos comprados y vendidos por 1MDB.