Inicia Sesión

José A. Montenegro: “Panamá debe hacer llegar al resto del mundo la idea de que se ha transformado en un pionero de lo que debe ser un centro financiero en el siglo XXI”

Publicado en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Imprimir

En un ambiente internacional cada vez más exigente en materia de cumplimiento, es fundamental que los centros financieros como Panamá se esfuercen por garantizar normas claras, costos bajos y un servicio de calidad para poder ser competitivos y, al mismo tiempo, cambiar la percepción mundial de que son “paraísos fiscales”, según la opinión del experto José Antonio Montenegro*, editor de Desdewallstreet.com y presentador del programa Globo Economía de la cadena CNN.José Antonio Montenegro

En el marco de la celebración del XXI Congreso Hemisférico Panamá 2017, que se efectuará en Ciudad de Panamá del 16 al 18 de agosto, el director ejecutivo de Lavadodinero.com, Juan Alejandro Baptista, entrevistó a Montenegro, quien analizó la situación actual del mercado financiero panameño y latinoamericano en función de las exigencias normativas existentes en materia de cumplimiento. 

A continuación, la entrevista con José Antonio Montenegro, quien será el conferencista magistral en el evento que reunirá a cientos de profesionales y expertos en materia de prevención del blanqueo de capitales y el financiamiento del terrorismo. 

 

JAB: Considerando la presión internacional que enfrentan los centros financieros trasnacionales, ¿qué desafíos afrontan jurisdicciones como Panamá para seguir siendo competitivas y, a la vez, cumplir con las exigencias normativas en materia de prevención del blanqueo de activos y el financiamiento del terrorismo?

JAM: Lo más importante es enfatizar la seguridad jurídica, el “Estado de Derecho”, al tiempo que se mantienen estándares competitivos en costes y calidad de servicio, en relación con otros centros financieros transnacionales. Al final del día, es un tema de confiabilidad en un país determinado, por encima de otros que pueden estar ofreciendo más o menos lo mismo. 

- ¿Cómo deben interactuar las autoridades y el sector privado panameño para seguir siendo competitivos en su oferta de servicios financieros, empresariales y de comercio internacional?

Yo creo que es una cuestión, sobre todo, de seriedad de los controles y de rigor. Es importante que cada cual “esté en su sitio”, que estén bien delimitados los papeles de la autoridad y de los servicios privados.

- ¿Cuál es la fórmula que le puede permitir a Panamá acabar con el estigma de ser visto como un “paraíso fiscal”? 

Ese es el gran reto. Panamá debe ser hiperexigente con el requerimiento de seguridad jurídica (Estado de Derecho) y, al mismo tiempo, mantenerse competitiva en costes y calidad de servicio; debe hacer llegar al resto del mundo la idea de que se ha transformado en un pionero de lo que debe ser un centro financiero de servicios transnacionales en el siglo XXI. Es muy importante transmitir este “punto y aparte” con lo que han sido este tipo de países en siglos pasados y cómo van a ser a partir de ahora. Las exigencias de transparencia han subido internacionalmente y es importante adaptarse a ese cambio de sensibilidad global. Pero yo creo que Panamá tiene todos los ingredientes y las herramientas para poder hacer esa transformación con éxito.

- A pesar del enorme gasto en cumplimiento que han hecho las instituciones financieras latinoamericanas, el derisking aplicado por los bancos estadounidenses continúa siendo una de las principales preocupaciones en la región. ¿Qué recomendación les daría a los banqueros latinoamericanos para que sus instituciones mantengan relaciones de corresponsalía estables que les garanticen acceso a la banca internacional?

Pues aquí no hay más solución que la de cumplir con los requerimientos y ser lo más transparentes posible en la información que se facilita sobre todas las transferencias y distintas operaciones. A menudo es complicado por las peculiaridades de nuestros países, pero lamentablemente no hay una solución a medio camino.  

- Los estándares internacionales en materia de ALD / CFT han sido el espíritu de las normas implementada en la mayoría de los países del mundo. Esto ha hecho que se impongan políticas y procedimientos de control que parecen no encajar en la cultura bancaria de algunas sociedades, especialmente las que todavía tienen una limitada inclusión financiera. Por ejemplo, algunos bancos latinoamericanos han tenido problemas para cumplir con procesos de Debida Diligencia del Cliente en zonas rurales o en áreas caracterizadas por la economía informal, porque los clientes no manejan documentos que son exigidos en los programas de cumplimiento. ¿Es sano tener un solo “molde” para el cumplimiento de las entidades financieras y sujetos obligados de todo el mundo? ¿Un modelo creado para economías desarrolladas puede ser realmente efectivo en sociedades subdesarrolladas y con diversos rasgos culturales?

Lamentablemente, como decía en la pregunta anterior, con independencia de cualquier valoración que podamos hacer, sobre si es justo o injusto el tener un solo “molde”. Hoy por hoy esa es una situación que está así planteada internacionalmente y los países que quieran dar servicios transnacionales van a tener que adaptarse a ese “molde”. Sin embargo, el mantener una continua comunicación abierta internacional puede ayudar a ir consiguiendo ciertas “excepciones” en función de las peculiaridades. Quizás las nuevas tecnologías puedan ayudar en este tema de las peculiaridades culturales, pero la tendencia es ciertamente a mas exigencias de transparencia y debida diligencia. 

 

-------------------------------------------------------- 

*José Antonio Montenegro es Editor Jefe de DesdeWallStreet.com. Es abogado, economista y experto en comunicación. Durante años se desempeñó como directivo con responsabilidades importantes en entidades financieras en Europa y Estados Unidos, luego se dedicó al mundo de la información económica desde la ciudad de Nueva York, donde reside desde 1990. Sus artículos y comentarios son publicados frecuentemente en medios de comunicación de todo el mundo. Desde el año 2004, dirige y presenta el programa semanal GloboEconomía en la cadena internacional CNN.