Inicia Sesión

Caso de Estudio: las fallas antilavado que causaron a un NSM una multa de US$ 110 millones

Publicado en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Imprimir

Departamento Editorial.BTC-e

Como una muestra de su alcance extraterritorial, la Red de Control de Crímenes Financieros de Estados Unidos (FinCEN por sus iniciales en inglés), multó a finales de julio a la firma BTC-e (Canton Business Corporation) por US$ 110 millones, en lo que se considera la primera acción de la agencia en contra de un Negocio de Servicio Monetario (NSM) del extranjero.

La acción civil fue fundamentada en las violaciones de las leyes antilavado de dinero. BTC-e es un transmisor de dinero basado en internet, que intercambia moneda fiduciaria, así como las monedas virtuales convertibles Bitcoin, Litecoin, Namecoin, Novacoin, Peercoin, Ethereum y Dash. 

BTC-e es uno de los mayores cambiadores de monedas virtuales por volumen en el mundo, pero su ubicación es desconocida, aunque se presume que la sede está en Europa del Este.

La unidad estadounidense también aplicó una multa de US$ 12 millones contra el ciudadano ruso Alexander Vinnik, uno de los operadores de la BTC-e, quien fue detenido en Grecia, por su papel en las violaciones. Fuentes del portal CoinDesk señaln que Vinnik es el responsable de un esquema de lavado de US$ 4.000 millones a través de Bitcoins. 

Jamal El-Hindi, Director Interino de FinCEN, dijo que la agencia actuará contra “los transmisores de dinero con sede en el extranjero, incluidos los intercambiadores de divisas virtuales, que hagan negocios en Estados Unidos, cuando violen voluntariamente las leyes contra el lavado de dinero de los Estados Unidos".

La empresa BTC-e indicó a través de las redes sociales que estaba en el proceso de obtener capital externo para devolver los fondos a sus usuarios afectados. Como parte de ese proceso, BTC-e ha indicado que volverá al mercado con otra marca, aunque el nombre que el sitio utilizará queda por verse.

Las violaciones

La empresa BTC-e facilitó las transacciones de ransomware, piratería informática, robo de identidad, esquemas de fraude de reembolso de impuestos, corrupción pública y tráfico de drogas. Según las investigaciones de los expertos estadounidenses, la empresa cometió las siguientes fallas de cumplimiento:

- Asumió una actitud de complicidad criminal, violando intencionalmente las normas y procesos de control.

- Permitió a sus usuarios discutir abierta y explícitamente las actividades delictivas en las que estaban involucrados en el chat de usuario de BTC-e.

- No obtuvo la información requerida de identificación de los clientes. La empresa solo solicitó un nombre de usuario, una contraseña y una dirección de correo electrónico. 

- Los representantes del servicio al cliente de BTC-e ofrecieron asesoramiento sobre cómo procesar y acceder al dinero obtenido de las ventas de drogas ilegales en mercados negros como Silk Road, Hansa Market y AlphaBay.

- BTC-e también procesó transacciones con fondos robados entre 2011 y 2014 de uno de los mayores mercados bitcoin del mundo, el Mt.Gox.

- Procesó más de 300.000 bitcoin en transacciones asociadas a robos. 

- Facilitó operaciones con valor total de US$ 3 millones vinculados a ataques de ransomware como Cryptolocker y Locky. 

- BTC-e compartió clientes y realizó transacciones con el ya desaparecido sitio web de lavado de dinero Liberty Reserve, el cual había sido identificada previamente por FinCEN como una institución financiera de preocupación primaria de lavado de dinero.