Inicia Sesión

FinCEN amplia controles sobre beneficiarios finales en sector de bienes raíces

Publicado en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Imprimir

Departamento Editorial.

La Red de Control de Crímenes Financieros (FinCEN) emitió este martes 22 de agosto nuevas versiones de las Órdenes de Orientación Geográfica (GTOs, su sigla en inglés) asociadas al sector inmobiliario, que exigen la identificación de las personas físicas detrás de las compañías usadas para pagar bienes raíces residenciales de alto nivel en siete áreas metropolitanas.

La medida impone la obligación de reportar a las llamadas “Compañías Aseguradoras de Títulos”, que son las entidades privadas intermediarias responsables de organizar la documentación, recibir/distribuir los recursos asociados a la transacción de compra/venta, notarizar y registrar el traspaso ante las instancias correspondientes. En Estados Unidos, la mayoría de las operaciones de compra/venta deben ser realizadas a través de una compañía de título o de bufetes de abogados autorizados para tal fin. 

Las compañías de títulos deben aplicar procesos de debida diligencia para lograr identificar a los beneficiarios finales de las entidades (personas jurídicas) utilizadas en transacciones de compra/venta. En su guía de preguntas y respuestas obre los GTOs, Fincen aclara que las empresas deben identificar al “beneficiario final” de las transacciones, entendiendo como tal a “cada persona que, directa o indirectamente, posee el 25% o más de las participaciones de capital del Comprador”.

La medida cubre todas las transacciones en las que todos o una parte de los fondos sean manejados en efectivo, cheques personales, cheques de gerencia, cheques de viajero o transferencias cablegráficas.

FinCEN también espera que las compañías de títulos “implementen procedimientos diseñados para asegurar el cumplimiento de los términos de las GTOs, incluyendo la debida diligencia razonable para determinar si sus subsidiarias o agentes están involucrados en una transacción cubierta” y si recopilan y reportan la información requerida. 

Las áreas contempladas en esta nueva orden son: 

(1) Todos los condados de Nueva York;

(2) El condado de Miami-Dade y los dos condados inmediatamente al norte (Broward y Palm Beach);

(3) El condado de Los Ángeles; 

(4) Tres condados que comprenden parte del área de San Francisco (San Francisco, San Mateo, y condados de Santa Clara);

(5) El condado de San Diego (California);

(6) El condado que incluye San Antonio (Texas);

(7) El condado de Honolulú en Hawaii. 

 

Desde enero de 2016, la unidad de inteligencia estadounidense viene implementando diversos GTOs asociados al sector de los bienes raíces en diversas ciudades, como Manhattan y Miami. Las estadísticas indican que aproximadamente un 30% de las transacciones reportadas por estos GTOs involucran a un beneficiario final o a un representante del comprador que previamente ha sido mencionado en algún Reporte de Actividad Sospechosa (SAR, su sigla en inglés).

Además, la agencia publicó hoy una guía para proporcionar a las instituciones financieras y al sector inmobiliario información sobre los riesgos de lavado de dinero asociados con las transacciones inmobiliarias, incluidas aquellas que involucran propiedades de lujo compradas a través de compañías de depósito.

"A través de esta guía y otros servicios al sector privado, FinCEN, la industria y la policía estarán mejor posicionados para proteger los mercados inmobiliarios de que sirvan como vehículos para blanquear recursos ilícitos", dijo el Director Interino de FinCEN, Jamal El-Hindi.